martes, 5 de septiembre de 2017

Amos y Mazmorras (#7 y #8) (+18) - Lena Valenti

La última pareja de esta saga son los muy conocidos Prince y Sharon, el Príncipe de las Tinieblas y la Reina de las Arañas. Volviendo a una pareja BDSM que desde un principio despierta la curiosidad del lector con sus contantes puyas entre sí y tantas intrigas.

Al igual que la historia de Nick y Sophie, la historia de Prince y Sharon narra sus comienzos como pareja y la ruptura que terminó con ambos, dando paso al segundo libro dónde ya se podría decir que estamos en la actualidad de los personajes y el conflicto parece perseguir al mundo del BDSM que tantos de ellos aman y han hecho su mundo.


El libro 7, narra los comienzos de Prince y Sharon: cómo se conocieron, cómo inició su relación y cómo terminó de forma tan abrupta. Desde el primer libro siempre sentí curiosidad por ambos personajes y que escondían detrás de las mascaras de dominación y su historia me dejó con un olla de emociones difíciles de digerir. Ambos son la pareja perfecta, tan afines y parecidos que la forma en que llevaron su relación solo demostró las cosas que se hacen por amor y lo que realmente significa el BDSM para ambos.

Sharon es una mujer fuerte que siempre ha cuidado de si misma y de su abuela, dando paso a una mujer un tanto cerrada a las relaciones comunes donde ella siente que tiene el control de todo y la llegada de Prince a su vida le volteó el mundo por completo, al fin un hombre que le demostraba tener pantalones y que podría cuidar de su Reina como lo merecía y anhelaba. Prince, por otro lado, le queda muy bien ser el Príncipe de las Tinieblas. Su comportamiento es el de todo un galante que sabe lo que quiere y que lo obtendrá, así hace con Sharon demostrándole que lo que ella necesita es un hombre que la ame y la cuide.
El cierre del libro 7 fue abrupto, demostró que la base de todo tipo de relación es la confianza. Luego de un momento muy desagradable para Sharon a manos de quien menos lo esperaba y un malentendido, ella y Prince se separan para terminar con el corazón y el alma destrozados.

El libro 8 fue un poco más intenso. Aquí la historia comienza con Sharon y Prince luego de los sucesos referentes a Nick y Sophie, despertando con la noticia de la desaparición de dos amigas y la muerte de uno. Desde ese momento en cuestión, Prince tiene la sospecha de que Sharon está en peligro y no duda en pedir ayuda a Lion y su gente, aunque eso signifique perder el orgullo frente al que fue su mejor amigo.
A medida que van indagando más en lo que está sucediendo a su alrededor, descubren que siempre hay personas que no dudan en usar el mundo bdsemero para hacer de las suyas y causar problemas. En este libro los roles cambian, los secretos salen a la luz y se arreglan los malentendidos del pasado. Fue el final lo que marcó el libro en sí, con toda la familia reunida, Sharon se da cuenta de que está rodeada por fin de gente en la que puede confiar y que al final todos terminan sometiéndose al amor (¡¡Cursii!! Pero me encanta).

No hay comentarios: