martes, 2 de mayo de 2017

La Carretera - Cormac McCarthhy

Sinopsis:
Inquietante y lúcida, la última novela del gran Cormac McCarthy tiene como escenario un terreno baldío, un páramo carbonizado que es lo único que queda de lo que alguna vez fue Norteamérica. Ya no existe más vida sobre la tierra que la humana y los hombres se comen los unos a los otros. Un padre y su hijo recorren este mundo apocalíptico sin saber cuál es su destino. El protagonista recuerda los viejos tiempos, pero no sabe con certeza si esa memoria no es más que un mito, una necesidad de crear una historia fundacional que dé sentido a la desolación que le rodea.

Una demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, destinada a convertirse en la obra maestra del autor.

Reseña:
Este libro me llamó la atención por su reseña, es de esas que no demuestra nada ni te dice a donde irá parar la historia... Y no pudo ser la manera más perfecta para atraerme hacia la historia en la que me introduje sin vuelta atrás.
La narrativa, la historia, la expectativa... Creo que nada de eso se comparaba con lo deprimente y desolado que podía a llegar a ser todo y cada aspecto del libro, hubo momentos donde me preguntaba ¿Qué estoy leyendo y por qué? Pero no podía detenerme.

La historia relata la travesía de un padre y su hijo por un mundo lleno de ceniza, donde la comida escasea y el hambre siempre esta presente. Un mundo donde hay que desconfiar de todo con el que te cruces y saber si vas a estar vivo al día siguiente no es algo que puedas garantizar. Es lúgubre, triste y gris, pero la narración y la expectativa de que va pasar después es una de las cosas que más atrapa.
Se podría decir que este libro no tiene nada, al leerlo no esperen personajes llenos de vida ni situaciones donde pasa algo que aclara cada vez más la situación del libro, sino todo lo contrario. Los personajes, el padre y su hijo, son simples y muestran lo que el lector quiere que veas: dos personas haciendo un viaje difícil donde no sabes si vivirán al día siguiente o que pasara con ellos. Los escenarios son lúgubres, llenos de ceniza, desolados y tristes. Cada vez que avanzan más y más se va poniendo peor y llega un momento donde te preguntas si algo mejorara o si el lector quiere jugar con tu cerebro.

Cuando llegué al final, fue un shock total. Me gustó la historia a pesar del ambiente, pero en ese momento justo donde sabes que todo terminara pero aún guardas una esperanza, el autor te la quita por completo... En el momento en que se digna a poner un rayito de esperanza en la historia y a los personajes, tú ya estas en ese punto donde te cuestionas todo lo que acaba de pasar y que pasará a continuación con los personajes, para terminar y dejarte peor, donde no sabes si llorar o molestarte con el universo.
Si esperan una historia donde todas tus dudas se arreglen y los escenarios cambien, este no es tu libro. Si eres depresivo y las historias tristes te ponen sensible, léelo bajo tu propio riesgo. Pero, aunque sepas que terminará mal, aprecias la narrativa y una historia compleja en cuestión de sentimientos y emociones hacia los personajes cuando lees, puede que este libro te guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario