jueves, 5 de enero de 2017

Cien Cepilladas Antes de Dormir (+18) - Melissa P.

Sinopsis:
Dieciséis años, un diario íntimo y descubrimiento de un mundo nuevo: el sexo.
El propio cuerpo de una adolescente y la ilusión de encontrar el amor en muchas camas, en muchos cuerpos, en casas desconocidas con hombres que no la aman. Voyeurismo, amor grupal, amor lésbico, sadomasoquismo... Melissa concede su propio cuerpo a quien lo requiera; se entrega con la esperanza de que alguien, mirándola a los ojos, perciba su sed de amor. Pero termina transitando un túnel oscuro y sucio, de humillación y dolor, violencia y maltrato, en el que correrá el riesgo de perder para siempre lo más precioso que tiene: ella misma.
Lírica y perturbadora, dura y romántica, Cien cepilladas antes de dormir fue el debut italiano más fuerte y sorprendente de los últimos años.

Reseña:
Este libro me llamó la atención por su sinopsis y cuando lo abres te das cuenta de que es el diario de una adolescente de dieciséis años, quien cuenta en sus páginas sus experiencias sexuales y como a través de ellas busca el amor.

Me pareció que es un libro que debe leer cada mujer, la historia hace ver de maneras crudas que no es en el sexo donde debemos buscar la aceptación ni el amor de quien comparte con nosotras ese momento, sino que nosotras mismas somos quien nos damos esa aceptación y a través del amor que nos tengamos a nosotras mismas es el amor que recibiremos por parte de los demás.
También me fije que Melissa es una de esas adolescentes que quiere ser una mujer y que busca vestirse mucho mayor a su edad pensando que así crecerá y madurara mas rápido, cosa que siempre he pensado es un poco tonta y que de esa manera las adolescentes lo que hacen es perderse experiencias de acuerdo a su edad y su etapa, creando un arrepentimiento en un futuro por no vivir las cosas a su debido momento.

"Soy una niña. Me siento al borde de la cama, me pongo las medias apuntando el pie y haciendo que el fino velo resbale sobre la piel hasta que la puntilla llega al muslo, apretándola un poco. Después, es el turno del corsé, de seda negra con cordones y cintitas... Me pongo las botas con tacos aguja... Voy al baño, tomo el lápiz labial rojo y unto mis labios jugosos y suaves; después fortalezco las pestañas con rímel, peino mis cabellos largos y lacios y me rocío tres veces con el perfume... La niña vestida de mujer que tengo delante tiene dos ojos encendidos y deseosos ¿de qué? ¿de sexo? ¿de amor? ¿de vida verdadera?"
A medida que Melissa va obteniendo más y más experiencias, su odio y desprecio hacia si misma va creciendo, dejando de lado la muchacha llena de vida y con una autoestima alta que conocemos al principio para dar paso a una Melissa que llora por su soledad y la falta de amor que desea que otro le ofrezca, esa persona que conozca su pasión y vea a la verdadera Melissa.

"¿Donde terminaste, Narcisa, que te querías tanto y tanto sonreías, que tanto querías dar como recibir; dónde terminaste con tus sueños, con tus esperanzas, tus locuras, locuras de vida, locuras de muerte; dónde terminaste, imagen reflejada en el espejo, donde puedo buscarte, dónde puedo encontrarte, cómo puedo mantenerte a mi lado?"

El final me pareció casi de cuento de hadas y no porque haya sido mágico o algo parecido, sino que me pareció como unas de esas experiencias que siempre te dicen que cuando te toque te llegara, cuando te toque te llegara el amor y así me pareció que le llego a Melissa. Pienso que a veces pasamos por cosas no tan agradables para aprender, y dependiendo de cada persona esa experiencia puede dejar un aprendizaje o no, y el de Melissa fue que el amor esta primero en ella y luego llegara el amor que ella merezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario