jueves, 6 de agosto de 2015

Amante Confeso (La Hermandad de la Daga Negra #4) (+18) - J.R Ward

Sinopsis:
Butch O'Neal es un luchador nato. Un duro ex policía de homicidios y el único humano al que se le ha permitido el acceso al la Hermandad de la Daga Negra. Y quiere adentrarse más aún en ese mundo, para comprometerse con la guerra contra los restrictores. No tiene nada que perder. Su corazón pertenece a una mujer-vampiro, una hermosa aristócrata que está fuera de su alcance.

Si no puede tenerla, entonces por lo menos puede luchar junto a los Hermanos.

El destino lo maldice con lo que más quiere. Cuando Butch se sacrifica para salvar a un vampiro civil de los restrictores, cae preso de la fuerza más oscura de la guerra. Dejado por muerto, lo encuentran de milagro; la Hermandad llama a Marissa para hacer que él vuelva, aunque tal vez ni siquiera su amor por él pueda conseguir salvarlo…

Reseña:
Yo diría que cada vez que leo la historia de alguno de los hermanos o de algún personaje resaltante en la historia me emociono, desde el momento en que empecé la saga quise saber las historias de cada uno y que no se acabara nunca.

Butch O'Neal en el primer libro, en la historia de Beth y Wrath y el comienzo de todo, no me agradaba tanto, porque me parecía ese tipo de personaje que cortejaba a la protagonista y esos nunca caen bien, pero en el momento en que él y Marissa se encuentran y el empieza a retar a la Hermandad sin saber a que se enfrentaba le agarre cierto cariño, pero fue avanzando todo y cuando él y Vishous empezaron a ser más unidos supe que el tenia parte de su historia aquí.

En el momento en que Butch es agarrado por la Sociedad Lesser me sentí tan mal como los hermanos y Marissa, fue como en el libro anterior con Zsadist se sentía por la desaparición de Bella y así mismo me sentí con Butch. Marissa, un miembro de la glymera y antigua shellan de Wrath, es un personaje femenino que a mi parecer representa la delicadeza femenina y como los estereotipos sociales pueden atrapar a alguien sin darse cuenta de como eso puede destruir. Marissa es una de mis personajes favoritos de la saga porque después de darse cuenta de su amor por Butch ni la glymera pudo con ella.

Ella en este libro me parece que demuestra que cuando eres tu mismo y haces lo que te gusta no hay quien te quite la felicidad. Marissa fue bastante infeliz en sus tiempos junto a Wrath y mucho más después del rechazo de la glymera, pero después de que ella decide darse a respetar y tomar el puesto que se merece se gana todo tu cariño y admiración.
Butch y Marissa al principio fueron llevando las cosas muy bien, pero cuando hubo un malentendido y después se complicaron las cosas por el rechazo de la glymera y el mismo hermano de Marissa, fue que empezaron a pensar que estando los dos juntos no iban a llegar nada, tomando en cuenta que Butch es un humano... Aunque para ser un humano tuvo bastantes reacciones de un macho vampiro hacia Marissa. Esta parte logró reacciones negativas en mi, como cuando vez una serie de televisión y sabes que dos personajes se gustan mucho y deben estar juntos pero ambos hacen tonterías para negar la relación, solo te entran ganas de sacudir todo y gritar de frustración.

El final del libro fue de esos donde una decisión que toman es de dar todo o nada, y Butch decidió darlo todo aunque sabia que podía arriesgar su vida en el proceso, pero a medida que iba leyendo me di cuenta de que todo lo hizo por el bien de la raza que lo apoyó y por la mujer que ama, me gusto mucho este libro.

No hay comentarios: